Banner

Domingo 20 de Abril, 2014
Banner

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel
Usted esta aquí Reportajes Especiales EL AZTECA DE AUSTIN PARA TODO EL MUNDO

EL AZTECA DE AUSTIN PARA TODO EL MUNDO

  • PDF

CUANDO LA PASIÓN ES PARTE DE LA VIDA MISMA…

Esteban Castillo tiene varios récords personales. Su nombre, por sí solo, quizá no diga mucho, pero si se le acompaña de su mundialmente conocido apodo, ‘El Azteca’, y la referencia de su indumentaria –que destaca en las tribunas de todos los estadios– quizás muchos lo recuerden de inmediato.

Castillo ha viajado por todo el mundo acompañando a la selección mexicana, innumerables veces. La imagen típica de un ‘guerrero trotamundos’ del balompié charro, ha sido portada de periódicos y programas deportivos de televisión de diversos países.

Cuando Esteban Castillo habla de fútbol, su pasión aflora de inmediato. La charla se intensifica en emoción cuando recuerda sus ‘batallas deportivas’; entonces se toma las manos, las aprieta y habla con el corazón en la mano. Esta es la historia del fanático que nunca abandona al ‘Tri’, y que, por el contrario, lo sigue a donde juegue, aunque al equipo no le vaya siempre bien.

EL APODO SE LO PUSIERON EN COLOMBIA

Desde 1986, Esteban Castillo no ha dejado de seguir al ‘Tri’. Desde hace un buen tiempo, ‘El Azteca’ viaja con su esposa y sus hijos. Y el tambor (o bombo) es parte de su equipaje, junto al penacho tricolor que adorna su cabeza y que lo ha hecho reconocido en el ambiente futbolístico. A Castillo, en algunos estadios, también los conocen como ‘El Señor del Bombo’. Es que estar en las gradas de un estadio haciendo tronar el tambor lo identifica y la pasión que trasmite despierta el interés de las barras contrarias y de los periodistas.

Y fue en la bella Cali (Colombia), en la Copa América del 2001, en un encuentro entre México y Brasil, donde le regalaron el apodo. Su selección le ganó uno a cero al poderoso Brasil, y fue tal su fervorosa celebración por el triunfo, que llamó la atención de varios periodistas colombianos. Esteban explica: “Fue en Colombia que me pusieron ‘El Azteca’. Ese día le ganamos Brasil, y yo estaba celebrando cerca de las cabinas de radio Caracol; un periodista me vio, me entrevistó y me bautizó con el célebre apodo. Desde ese entonces me llaman así”.

 

UN GUERRERO DE LOS RÉCORDS

No es fácil completar tantas millas de recorrido por el mundo gracias a una pasión. Pero Esteban ‘El Azteca’ ha sabido arreglárselas para cumplirle a la selección mexicana, y ahora es un trotamundos que siempre sigue al ‘Tri’. “No se cuando pare, pero creo que me falta ir a otros dos mundiales”, nos cuenta Castillo, y dice que ya tiene listas las maletas para Brasil 2014. ‘El Azteca’ ha estado presente en seis Copas del Mundo y ha acompañado a la selección mexicana en 304 partidos, lo que bien puede ser un record mundial (ver recuadro aparte).

¿Algo más? “Hay tres grandes y reconocidos ‘tamboreros’ en el mundo. ‘El Tula’ de Argentina; ‘Manolo’ de España y ‘El Azteca’ de México… ese soy yo, sin muchas pretensiones”, responde Castillo con una sonrisa. Lo que quizá nadie sabe, es que en su tierra natal, San Luis Potosí, Esteban Castillo patrocina –cada año– una carrera atlética, a la cual asiste sólo para promocionar el evento del otro deporte que lo apasiona: Correr maratones. “Esa es otra pasión que tengo y aunque ya no la puedo practicar, la apoyo”, nos cuenta y agrega: “He corrido 103 maratones, en Estados Unidos y otros países, incluido México”.

 

EL LADO PERSONAL

Con 53 años a cuestas, ‘El Azteca’ se ve fuerte y saludable. Lleva 34 viviendo en la Ciudad de Austin y posee otro record personal: “Colecciono balones de adorno, pero sólo en blanco y negro, como la pelota de fútbol original. Al lugar que voy me traigo un balón y ahora tengo 240, pero muchas veces me ha tocado regalarlos porque no tengo como traerlos o porque son muy grandes y pesados para viajar”.

‘El Azteca’ ha invertido mucho dinero en sus viajes. Y no se va solo, su esposa, María Isabel de Luna Castillo, lo acompaña a todos los mundiales: “Ella me ha soportado esta pasión y ha compartido mis viajes. Hemos estado en seis mundiales y ha sido una vida muy bonita siguiendo al ‘Tri’ con ella.

Si por alguna razón no logra viajar para ver jugar a la selección mexicana, ‘El Azteca’ ha instalado 10 televisores en el garaje de su casa, y entre balones, ‘tacos’ y afiches deportivos, el hombre ve los partidos: “Es que también es muy bonito ver al ‘Tri’ por varios televisores y diferentes programas”.

 

LOS PRECIADOS REGALOS

El acompañar a diferentes selecciones de México lo ha hecho conocer a personalidades de todo el mundo; y por eso las personalidades mexicanas lo reconocen cuando lo ven.

“En el mundial de Corea-Japón 2002 estaba Vicente Fox, entonces presidente de México, al lado de alguna autoridad coreana y otras personas. Una de ellas me llamó. Yo pensé: ‘¿Y ahora, que pasó?’. Pues era, ni más ni menos, que el organizador del mundial en Korea, que me dio una bolsa con regalos y me saludó con mucho cariño. Esos regalos los conservo en mi gran colección que me ha dado el fútbol”.

Los cajones de los escritorios de ‘El Azteca’ están repletos de entradas (boletos) de los estadios a los que ha asistido. Para un coleccionista, este es un gran tesoro forjado en 25 años.

Sin embargo, hay un regalo que conserva como una joya: “Estos guantes me los regaló el portero Oswaldo Sánchez en Nueva York, en la Copa Oro 2008. Los aprecio mucho porque él es mi amigo. Ese día me vio antes del partido y me los prometió, ganara o perdiera, y así fue. Lo esperé. Me buscó. Nos vimos de nuevo al final del partido y ahora aquí los tengo guardados en mi pequeño museo”.

 

EL AZTECA HABLA DEL ‘TRI’

¿La mejor selección mexicana que ha visto?

La de Ricardo Lavolpe en Alemania.

 

¿El mejor gol que vio en un estadio?

El de Jared Borgetti contra Italia. Es un golazo, histórico y de alta calidad.

 

¿El mejor jugador de todos los que usted ha visto?

El ‘Beto’ García Aspe. Lo vi en un partido en 1994… un jugador especial.

 

¿El mejor país que ha visitado y al que volvería?

Alemania. Aún estoy sorprendido. Es una región muy hermosa y hay mucha organización.

 

¿En tantos viajes, una comida para recordar?

La de Corea. Pasé trabajos para digerirla y comí murciélago (que me supo a gallina).

¿Un hotel para recordar?

En Tokio, el ‘Prince’, cinco estrellas. Pasamos dos noches allí.

 

¿Alguna situación incómoda?

También en Tokio. Pasamos de un ‘cinco estrellas’ a dormir en las bancas de la estación del tren. No había boletos ni cupo para viajar, ni por avión ni por tierra, porque era tanta gente. Tuvimos que esperar.

 

¿Un gran partido del ‘Tri’ para recordar?

En Colombia, Copa América. México vs. Brasil. Ganamos uno a cero, fue espectacular.

 

¿Y un partido doloroso?

En México, en el ‘Azteca’. Jugamos contra Costa Rica y perdimos 2-1.

 

¿Un estadio que lo haya impresionado?

El ‘Azteca’. Es una joya del fútbol mundial. Se han jugado dos finales de la Copa del Mundo allí. Se siente el juego de una manera diferente.

 

¿Un gran momento de ‘El Azteca’ dentro del ‘estadio Azteca’?

Cuando cantamos el himno nacional de mi país. Estuve en la parte alta y baja de las tribunas, y ver ese coloso del fútbol con más de 100 mil personas cantando al unísono le pone a uno la ‘piel de gallina’ y el ánimo diferente.

 

¿Un tema para cantar y pegarle duro al bombo o al tambor?

Hay varios, pero el ‘Cielito Lindo’ se escucha y se siente muy bonito.

 

¿Algo que no puede dejar de hacer en sus viajes?

Tocar el tambor. Siempre lo llevo y cuando no me dejan entrar con él, por seguridad, siento que me cortan las alas. Dentro del estadio la paso mal si no lo estoy tocando. t


blog comments powered by Disqus

wedding dresses online